May 27, 2017

OBAMA Y LA EXCLUSION DE HISPANOS EN SU GOBIERNO

 Frank de Varona –

A pesar de haber recibido más del 70% del voto de los hispanos en 2008 y de que, de acuerdo con las encuestas, recibirá hasta un 75% del voto latino en 2012, Obama ha hecho muy poco por ayudar a los hispanos. En un excelente artículo titulado “La agenda secreta de Obama: exclusión de hispanos de empleos federales” publicado por la revista electrónica Bear Witness Central el 28 de octubre de 2012, Juan C. Torrico explica la gran discriminación que han sufrido los latinos por parte del presidente en relación a empleos en su gobierno.

Esta discriminación con respecto a los empleos está en conflicto con la Orden Ejecutiva del presidente Obama de agosto de 2011 donde exige “inclusión y diversidad en los empleos federales”. Una agencia federal, Office of Personal Management (OPM) o en español Oficina de Administración de Personal, ha reportado que durante los cuatro años de la presidencia de Obama ha existido una gran disparidad en el empleo de latinos en el gobierno. Los hispanos suman más de 54 millones en los 50 estados, Puerto Rico y las islas Vírgenes y representan el 18% de la población total de la nación. Los hispanos son la minoría más grande del país y la de mayor crecimiento. No obstante, Obama no le ha importado que los latinos estén “underrepresented” o estén por debajo de su proporción en la población de la nación en cuanto a empleos federales.

Aunque los hispanos representan el 18% de la población total, sólo un 8% de los empleados del gobierno son hispanos. En contraste, los afroamericanos representan el 13% de la población de la nación y tienen el 18% de los empleos federales. Por lo tanto, los afroamericanos están “overrepresented” en el gobierno o en proporción mayor que su por ciento en el país. Con el aumento enorme del número de los empleos gubernamentales, al presidente le hubiera sido muy fácil emplear a más hispanos, pero no lo ha hecho. En varias agencias federales los hispanos brillan por su ausencia, entre otras, Housing and Urban Development (Viviendas y Desarrollo Urbano), Agency for International Development (Agencia para el Desarrollo Internacional) y los varios museos del Smithsonian. Estas agencias emplean de 30% a 50% afroamericanos.

Torrico explica que de los 27.1 millones de pequeños negocios de la nación, 2.3 millones son de hispanos y 1.9 millones son de afroamericanos. Es increíble que en la agencia federal de Pequeños Negocios Minoritarios sólo ha colocado a un hispano y el resto de los empleados de esta agencia son afroamericanos. A los pequeños negocios de hispanos les hace falta asesoría técnica y préstamos. También necesitaban funcionarios hispanos que conozcan las idiosincrasias de la cultura hispana y los problemas que afrontan los negocios latinos, y que pudieran haberles brindado valiosos servicios.

Obama va a subir los impuestos en enero de 2013 a todos los pequeños negocios a pesar que les hará mucho daño y el desempleo aumentará. El presidente Obama demoró por más de dos años el Tratado de Libre Comercio que el presidente George W. Bush había firmado con Colombia y necesitaba aprobación del Congreso. El presidente Obama, escuchando a los sindicatos que con mucha falta de visión no quieren que se firmen nuevos tratados de libre comercio, no ha negociado nuevos tratados con otras naciones de América Latina. Muchos de los pequeños negocios hispanos  son de importación y de exportación y prosperarían más con nuevos tratados de libre comercio en este continente.

Mitt Romney ha dicho que él quiere negociar nuevos tratados de libre comercio por todo el mundo ya que estos tratados crearían miles de empleos en la nación. Romney ha dicho que quiere incrementar el comercio con Latinoamérica y Obama ha ignorado este gran continente. Sólo Mitt Romney ha hablado sobre nuestros vecinos del sur e inclusive mencionó su gran interés  en aumentar el comercio con Iberoamérica en su tercer debate. Mitt Romney, de ser electo, hará lo contrario de Obama y no aumentará los impuestos a  los pequeños negocios porque sabe que son el motor de la economía.

Torrico menciona en su artículo que Jorge Ponce, copresidente de la Oficina de Oportunidad de Igualdad de Empleos y Derechos Civiles, declaró que el reporte de la OPM de julio de 2012 “presenta una fea pintura por la baja representación de hispanos en el gobierno federal”. En un parte de prensa del 13 de septiembre de 2012, Gilbert Sandate, presidente de la Coalición para Justicia de Hispanos en el Gobierno, señaló que “esta administración esconde su cabeza en la arena en cuanto a justicia para hispanos en carreras del gobierno federal”.

Obama sólo se acuerda de los latinos durante las elecciones. Veamos su récord con los latinos en sus cuatro años de gobierno. Prometió en 2008 durante su campaña presidencial hacer una reforma comprensiva de inmigración durante el primer año de su mandato. No lo hizo, ni en el primero ni en el segundo año. Pudiera haber hecho esta reforma ya que contaba con una amplia mayoría en el Senado y en la Cámara de Representantes y hubiera podido pasar cualquier ley si hubiera querido, como lo hizo con el Obamacare sin un solo voto republicano. Muchas organizaciones latinas se lo pidieron con insistencia, pero Obama las ignoró. Aún peor, Obama deportó unos dos millones de hispanos, siendo así el presidente que más latinos ha expulsado del país en la historia.

Prometió mejorar la economía y disminuir el desempleo, lo cual hubiera ayudado no sólo a los latinos sino a toda la población. En esto fracasó rotundamente y tenemos la peor recuperación económica en 80 años. Obama ha empobrecido a los hispanos como ningún otro presidente lo hizo. El nivel de pobreza de los latinos bajo la presidencia de George W. Bush fue de 20.6% y ahora es de casi 30%. Bush trató de hacer una reforma de inmigración pero no encontró apoyo ni de los demócratas ni de los republicanos en el Congreso. El aumento de hispanos en el índice de pobreza bajo Obama es de 2.256 millones. En marzo de 2012, el 10.3% de hispanos estaba desempleado, aunque la cifra es mucho mayor ya que el gobierno no incluye a aquellos que han dejado de buscar empleo.La verdadera cifra es mucho mayor.

El ingreso promedio de una familia en la nación en los últimos cuatro años se desplomó por más de $4,000 y el de los hispanos también. Más de 5.5 millones de personas han perdido su vivienda y millones tienen hipotecas submergidas, entre ellos miles de miles de latinos.¿Cuántos hispanos piensan que están mejor hoy que hace cuatro años? ¿Cuántos hispanos piensan que pueden comprar hoy lo mismo que hace cuatro años cuando la gasolina valía $1.83 el galón? Mitt Romney tiene un plan para crear 12 millones de trabajos y crear prosperidad económica para nuestra nación.

La mayoría de los hispanos son católicos o protestantes y Obama está atacando su religión y los principios de la Biblia. El cardenal y los obispos católicos se han declarado en desobediencia civil (civil disobedience) por primera vez en la historia de nuestra nación. Obama exige, en violación a la Primera Enmienda de la Constitución que garantiza la libertad religiosa y de consciencia, que todas las religiones ofrezcan a sus empleados en los planes de seguro de salud cobertura para abortos, esterilizaciones y anticonceptivos. La Iglesia Católica ha presentado 12 demandas contra el gobierno de Obama por esta medida injusta e inconstitucional. Mitt Romney ha dicho que eliminará esta arbitraria regulación el primer día de su presidencia.

Obama le ha robado $716 billones a Medicare para financiar parcialmente el Obamacare. Millones de hispanos, entre ellos este escritor, seremos afectados por esta mala decisión, ya que el Medicare será racionada y un panel de 15 burócratas decidirá a puertas cerrada si un procedimiento médico costoso para personas ancianas será cubierto por Medicare o no. Muchos le han llamado a este grupo, el panel de la muerte.

Todos los latinos de los Estados Unidos debemos votar en contra de Barack Obama por discriminarnos en empleos federales, empobrecernos, aumentar el desempleo en nuestras comunidades, hacernos perder nuestras viviendas, atacar a nuestra religión y reducir nuestros beneficios de Medicare. Analice los últimos cuatro años de este presidente antes de votar el 6 de noviembre. No se deje llevar por la propaganda o por líderes electos que siguen ciegamente a Obama aunque su presidencia ha sido un gran fracaso.

-NOTA: El autor escribió el libro ¿Obama o Romney? publicado el 11 de septiembre de 2012 y que está a la venta en Amazon y las librerías Impacto y la Universal en Miami.   El libro se puede adquirir AQUÍ