December 15, 2017

INADMISIBLE UN PRESIDENTE QUE NO SE RESPONSABILIZA Y CULPA A OTROS POR SU MAL TRABAJO

Inadmisible un presidente que no se responsabiliza y culpa a otros por su mal trabajo

Varios son los presidentes que han gobernando con ambas cámaras a su favor y en contra

Los únicos presidentes de los últimos 35 años que han tenido en sus dos primeros años de mandato la mayoría de su partido en el senado y en el congreso han sido Jimmy Carter, Bill Clinton y Barack Obama.

El presidente Clinton los aprovechó para imponer nuevos impuestos y recortes a los incapacitados y más necesitados de esa manera pagaría su frustrado plan de salud y creando el “superávit” a costa de los más indefensos; Obama sólo se dedicó a imponer su criticada reforma de salud y afectar con la suspensión del aumento del costo de la vida por dos años seguidos a los incapacitados y retirados, en lo que creaba un gobierno paralelo de zares que no necesitaron aprobación del Senado gastando más que lo que quitó a los recipientes de Seguro Social; Carter gobernó 4 años con todo a su favor por eso destruyó la nación, y tanto su política interior como exterior fue un desastre. Los tres presidentes son miembros del Partido Demócrata.

Al presidente republicano Bush (padre) no le quedó más remedio de trabajar sus cuatro años con Cámara y Senado en su contra, que heredó en parte de los dos últimos años de Reagan. De ninguno de estos dos oímos que culparan de sus problemas al partido contrario, y eso que Reagan recibió al país en peores condiciones que ningún otro presidente.

A Clinton le tocó después de los dos primeros años tener 6 años que trabajar con ambas cámaras en su contra, y nunca lo escuchamos tampoco quejarse ni culparlos de los problemas de la nación. Mucho menos escuchamos a George W. Bush (hijo) que desde el 2007 que lograron la mayoría demócrata en ambas cámaras, es que comenzaron los problemas reales de la crisis financiera y económica, ya que en el 2006, y muy a pesar de dos guerras, contaba con más de un 70% de aprobación, según una encuesta de Time y CNN (dos de sus más grandes enemigos). Por el contrario lo vimos cuando el huracán Katrina en el 2005 que la Media Liberal pretendió culparlo de que demoraron la ayuda a los damnificados, aceptar humildemente la culpa que no le correspondía, ya que el alcalde de New Orleans y gobernador del estado de Luisiana, casualmente ambos demócratas, fueron los que tenían que solicitar rápidamente la ayuda al gobierno federal y nunca lo hicieron.

Jamás culpó tampoco de los desastres naturales que nos tocó vivir en sus 8 años, además de Katrina que resultó ser el más mortífero, destructivo y costoso que haya impactado a Estados Unidos en décadas, también ese mismo año 2005 nos afectó el huracán Wilma en la Florida y Rita que impactó desde Florida, Alabama, Mississippi, Luisiana, Texas, Arkansas, Missouri e Illinois con un total en daños de cerca de $12 billones y 120 muertos en 4 estados; pero antes en el 2004 tuvimos una larga mala racha, como el huracán Charley que causó $14 billones en pérdidas y daños en Virginia; y muy seguidos entraron Frances que ocasionó 9 billones y Jeanne unos $6.8 billones en pérdidas solamente en la Florida con 4 muertos, y en el medio de los dos se coló Iván en Alabama, Florida, Luisiana y Texas causando 46 víctimas fatales con un costo de más 18 billones de dólares. Recuerdo además que tuvimos en el 2008 los huracanes Gustav (agosto) y Ike (septiembre) ambos de categoría 4; más la oleada de tornados de Maryland, Virginia y Washington D. C. en el 2001; y los 23 incendios forestales en California de octubre de 2007. Por supuesto, lo más drástico fue el peor ataque de Al Qaeda a nuestro territorio, para culparlos del gasto de su gobierno y las consecuencias que nos trajeron en la bolsa y todo lo demás, como vemos que hace Obama solamente por la sequía de este año unos meses en las planicies centrales del país, del aumento del costo de los alimentos.

Obama ha contado en sus cuatro años con la mayoría demócrata en el Senado, y los dos últimos años es que ha perdido la mayoría pero solo en una cámara (el Congreso), y usa la retórica de culpar a los republicanos y asustar a la población porque no puede decir nada positivo de su gobierno, pues todo lo que prometió que no lo ha cumplido, como entre otras cosas bajar el desempleo a 5.6% que está más alto que cuando entró al poder, lo mismo el precio de la gasolina de $1.80 a $4, y el aumento de la deuda de $10.6 trillones a $16 trillones, un déficit de $683 billones a $1.3 trillones, más aumento de la pobreza de 39 millones a 43, teniendo además del mal desenvolvimiento nacional, una política exterior débil contra los enemigos de EE.UU. que suele ser muy peligrosa como hemos visto en los recientes ataques a nuestra embajadas.

Por eso es inadmisible que se excuse mintiendo tan grotescamente, lo que lo lleva a él y a sus seguidores que repiten lo mismo, a hacer el ridículo.

¡Que poco honesto es un presidente que caiga en la bajeza de no aceptar sus responsabilidades humildemente, y peor aún es la categoría que se le puede dar a los que repiten a sabiendas sus mentiras! Nunca antes en la historia de esta gran nación hemos visto tanta complicidad con un inepto irresponsable, especialmente de los medios de comunicaciones.

Esperemos que el próximo 6 de noviembre de 2012 el pueblo honesto pueda demostrarle a él y a sus acólitos serviles que son inaceptables su mal trabajo y sus continuas mentiras. Que Dios nos ampare que al verse desesperadamente perdidos cometan más fraudes que los que ya sabemos pretenden hacer.-