September 26, 2017

EL VERDADERO OBAMA SUS CONEXIONES MARXISTAS, SOCIALISTAS Y RADICALES

El último libro de Frank de Varona “El verdadero Obama: sus conexiones marxistas, socialistas y radicales” tiene un sugerente título que merece una honda reflexión. Toda persona responsable debe pensar en el futuro de su país, que es resultado de los esfuerzos de todos los ciudadanos. Y el Presidente, como máximo representante de la nación, es el que debe dirigir las acciones de los ciudadanos para que la tierra que nos legaron los antepasados mantenga un lugar principal en el concierto de las naciones, incremente sus riquezas y siga siendo, cada vez más, la patria que soñamos y queremos para nuestros hijos. Si el Presidente tiene conexiones marxistas, socialistas y radicales, es dudoso que pueda o que quiera mantener el rumbo que fijaron los Padres Fundadores de esta Nación, que desde hace más de un siglo es el principal baluarte de la democracia y la libertad en el mundo.

Barack Hussein Obama llegó a la presidencia de los Estados Unidos gozando de un alto porcentaje de confianza y credibilidad, según numerosas encuestas y sondeos de opinión pública. Era un hombre joven de carrera política tal vez demasiado corta, porque llevaba muy poco tiempo de senador. Por otra parte, en su vida anterior al ascenso a la presidencia hay demasiadas relaciones con personajes dudosos de tendencias radicales, racistas vinculados a la llamada teología de liberación negra, socialistas o islámicas que no deben ser desestimadas cuando se analicen las proyecciones de la persona, así como en su pasado hay demasiadas sombras, nebulosas e interrogaciones: el mundo desconoce su pasado, su educación, su religiosidad y sus tendencias, que oscilan entre el islamismo y el marxismo…  por otra parte, las acciones del Presidente Barack Hussein Obama, timonel de ese gran barco formado por los Estados Unidos, muchas veces parecen erráticas y mal coordinadas. Se trata de un jefe de estado que pasa mucho tiempo cometiendo errores y reconociéndolos después, que rectifica y cambia sus palabras, y que a veces calla cuando es preciso hablar, o habla demasiado cuando debía callarse.

Se dice que la historia estudia el pasado del hombre.  El conocimiento del pasado permite a los hombres entender el presente e intentar elegir el mejor camino entre las distintas alternativas que se le presentan mirando al futuro, de la misma forma, el estudio de los hechos anteriores en la vida de un hombre facilitan prever su comportamiento en el futuro. ¿Qué conocemos del pasado de Obama? ¿dónde nació? ¿se educó en una escuela musulmana? ¿hay musulmanes entre sus amistades? ¿frecuentó la compañía y mantuvo relaciones amistosas con personas conocidas por sus tendencias fundamentalistas, radicales, totalitarias, comunistas y extremistas? También se dice que la historia es el hombre, porque nadie puede desprenderse de su pasado como si se quitara la camisa. El pasado va con nosotros. Nosotros somos nuestro pasado, y nuestro pasado es el antecedente de nuestro futuro.

Examinemos, pues, con mucho cuidado el pasado de Barack Hussein Obama.

El resultado visible son muchas preguntas y pocas respuestas. Entre las pocas respuestas, todavía son menos las respuestas convincentes, porque Barack Hussein Obama parece un hombre de mercurio, que cambia constantemente de forma y de cara, o tal vez un hombre líquido que toma la forma del recipiente que lo contiene. Parece que en su vida ha habido muchos recipientes.

Con este libro, mi querido amigo Frank de Varona, nos enseña al verdadero Obama y va poniendo ante nuestros ojos numerosas facetas de su pasado. El objetivo es que conozcamos la trayectoria de su vida anterior, hilo conductor que nos permite llegar a las tendencias que mantiene su pensamiento actual, e imaginarnos la dirección que puede tomar en el futuro. Para hacerlo ha emprendido una minuciosa investigación, y soy testigo del rigor con que lo ha hecho. Frank, con paciencia y abnegación de franciscano, ha examinado personajes, ha leído libros y artículos, estudiado discursos, recorrido trayectorias, reflexionado sobre ramificaciones familiares, y también ha llegado a países distantes de África y del mundo musulmán que tienen que ver directamente con los hechos de la vida del Presidente Obama.

Este libro es heredero directo de un libro anterior de Frank, titulado ¿Obama o Mc Cain?, que fue publicado hace dos años, y que trata el mismo tema. El libro actual consta de tres partes, a su vez divididas en secciones. La primera parte lleva por título ¿Quién es Barack Hussein Obama? y en ella podemos ver la trayectoria del personaje: sus padres y familiares, su educación, su esposa, sus primeros empleos en New York y Chicago, su carrera política en Illinois, su actuación en el Senado… son realmente importantes los epígrafes donde aparecen sus amigos y las organizaciones radicales que lo apoyan, su padrino político el criminal convicto Tony Rezco, su mentor ideológico el pastor radical y racista Jeremiah A. Wright… también podemos enterarnos de tantas preguntas que han quedado sin respuesta, y de la larga lista de temas que el Señor Presidente evade constantemente, como su agenda de 8 años como senador estatal en Illinois, la lista de clientes que representó como abogado de la firma Davis, Mines, Barnhill and Gallard de Chicago, su historial en el Illinois State Bar Association, el formulario largo de su certificado de nacimiento con el nombre del hospital donde nació y el médico que atendió a su madre, su certificado de bautismo, las licencias matrimoniales de sus padres y de su madre con su padrastro, documentos de su adopción por su padrastro, la solicitud para obtener pasaporte estadounidense, las calificaciones, lista de clases y documentos de las escuelas islámicas en las que estudió en Indonesia matriculado con el nombre de Barry Soetoro, lo mismo de la escuela a que asistió en Honolulu y de las Universidades, Columbia y Harvard, donde estudió, sus solicitudes de pasaporte y la de su madre, la tarjeta de seguro social…

Como contrapartida que permite aquilatar los valores, las creencias y las tradiciones que rigen y alimentan los actos de una persona, Frank tituló así la segunda parte del libro: ¿Quién es John Sidney McCain III? y proporciona una rápida visión panorámica de este personaje en las secciones donde detalla sus antecedentes familiares y sus raíces, su estancia en la marina y en una cárcel vietnamita, su carrera política y su campaña presidencial.

En la tercera y última parte, que se pudiera haber llamado “dime con quién andas y te diré quién eres” y que Frank de Varona designó con el título “El gobierno del presidente Barack Hussein Obama”, este dedicado autor pone en nuestro conocimiento las relaciones de Obama con figuras principales de su gabinete como el vicepresidente Biden, Geithner, Secretario del Tesoro, el Procurador General Holder, y nos pone al tanto de cuestiones tales como los radicales en el gobierno de Obama, ataques a la libertad de prensa, la política económica, la seguridad nacional, la política exterior, las leyes y en particular la Ley de Inmigración de Arizona, y termina haciéndonos un profético llamado, que es al mismo tiempo recordatorio, sobre las elecciones parciales de 2010 y las presidenciales de 2012.

Como dice Frank de Varona en el prólogo,

Este libro pretende estudiar, analizar y evaluar los 20 meses de gobierno de Barack Hussein Obama al mismo tiempo que da a conocer su pasado y el historial que él ha tratado de ocultar. Queremos descifrar el enigma de este carismático y elocuente político que surgió de la nada de un día para otro, y que con una mínima experiencia como senador en Washington, D.C., llegó a la presidencia de los Estados Unidos.

En cierto momento, Frank de Varona recuerda que Franz Kafka decía que le gustaban los libros que muerden, y que había escrito este libro con el objetivo de que mordiera, presentando críticas duras y poco o nada conocidas, así como el pasado turbio del presidente, a fin de alertar al pueblo sobre los sucesos que ocurren en Washington, D.C.

Resumiendo, el nuevo libro de Frank es un documento didáctico y audaz que nos informa muchas cosas. Leyéndolo podemos comprender por qué la recuperación económica continúa retrasándose a pesar de que se han despilfarrado cientos de miles de millones de dólares, o interpretar las causas de muchas dudas y vacilaciones, de tanto decir y desdecir, de numerosas fallas y demasiadas peticiones de perdón por los errores cometidos. Para ser Presidente no basta tener buena voz y facilidad de palabra, agilidad mental y trucos de oratoria, hacer promesas y tener una rara trayectoria zigzagueante.

Pero ante tantos actos de magia, ante tantos escamoteos y métodos de prestidigitador, no debemos asustarnos. A veces, los cambios de Obama son tan bruscos, y sus metamorfosis tan violentas, que nos hace recordar el relato  homónimo de Franz Kafka, La Metamorfosis. Como dijo este autor en uno de sus cuentos,

No nos quejamos: no llegamos a tanto, consideramos que nuestra mayor virtud es una astucia práctica, que por cierto necesitamos con extrema urgen­cia.

El tiempo lo revela todo. Debemos recordar la certera frase de Abraham Lincoln: “Se puede engañar a todo el pueblo parte del tiempo y a parte del
pueblo todo el tiempo; pero no se puede engañar a todo el pueblo todo
el tiempo.”

Y también podemos hacer una advertencia para el futuro, recordando de nuevo unas palabras de Franz Kafka:

Me sirve de mucho conocerle tan bien; y le ahorra a usted el esfuerzo de fingir un poco ante mí. De todos modos, no me venga con cumplidos. Dejemos eso, se lo pido, dejémoslo. Y a esto hay que agregar que  lo conozco en cualquier lugar y siempre, y que lo conozco también en esta oscuridad. Sería mucho mejor que encendiese la luz. No. Mejor no. De todos modos, seguiré teniendo en cuenta que ya me ha amenazado.

En realidad hay demasiados ocultamientos, demasiadas nebulosas, confusiones y medias verdades, en los antecedentes del personaje central del nuevo libro de Frank de Varona. Sí, se debe tomar en cuenta que el Señor Presidente a veces presenta demasiadas facetas kafkianas[1].

Creo que es muy importante que todos los interesados en el presente y el futuro de esta Nación saquen provecho de las investigaciones y enseñanzas que Frank nos presenta en este libro.



[1] Para ilustrar el término epónimo “kafkiano” se ha dicho que “el personaje kafkiano a es absurdamente extraño,  confuso, raro y complicado, que es un personaje no ligado a los demás hombres por experiencia alguna, y que sólo puede sentir hacia ellos miedo e indiferencia…