July 27, 2017

LOS EEUU QUE LA MAYORIA DE USTEDES NO CONOCEN PARTE 3

Tercera parte de la serie:

Mi nombre es Julio M. Lara. Como autor y cubano conozco personalmente lo que el Presidente Reagan califico al comunismo, como un Imperio Satánico. Le insto a leer mi libro y descubrir cómo los socialistas (un nombre utilizado para disfrazar al comunismo) están siguiendo un plan diseñado para convertir a este país a un Estado comunista, y después dominar y transformar al mundo.

En los últimos 40 años los liberales ya han comenzado a transformar nuestra cultura American con su ideología tiránica. Cuando eso pase, sólo los poderosos líderes, la elite comunista, escaparan de la pobreza, persecución, tormento e incluso la muerte.

Andrew j. Breitbart fue un genio de medios de locución. Demostró que por su hábil manejo e iniciativa, provoco el escándalo de ACORN con una muchacha que se hizo pasar por prostituta hasta que  manipulo los medios izquierdistas y obligó la exposición de la corrupción en uno de los más poderosos grupos de apoyo político de Obama.

Este fue un gran manejo de Andrew, pero fue menor en comparación a su divulgación al brillante final del escándalo de “agricultor blanco” de Shirley Sherrod. Sherrod fue Directora en el Estado de Georgia para el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, en el momento de su discurso a la Asociación Nacional de la NAACP, Andrew o sus asociados le tomaron un video.

Jueves, 22 de julio de 2010, Breitbart publicó el vídeo en su sitio en la Internet “Big Government”, lo que el país vio con gran conmoción e incredulidad. La cinta mostró Sherrod, una mujer negra, riendo con una sala llena de miembros de la NAACP como ella había actuado contra un granjero blanco, al negar darle la ayuda financiera que el granjero desesperadamente necesitaba. Le dijo a su audiencia que ella le había enviado a un abogado blanco, como dijo, a “uno de su propia especie,” para obtener ayuda.

Sherrod inmediatamente se convirtió en el foco de una tormenta de controversia, que explotó en todo el país. En menos de un día del estreno de la cinta infame, el jefe del departamento de agricultura, impulsado por Barack Obama, exigió y recibió la renuncia de Sherrod.

Breitbart parece haber ganado. Pero entonces su video pareció a punto de estallar en su propia cara, cuando Sherrod protestó, y FOX News publico el texto completo de su discurso de la NAACP en marzo. En la cinta Sherrod fue mostrada sin racismo contra un granjero blanco y en cambio ella corrió su campaña para obtener fondos para mantener a flote su granja. Horas después de publicada la cinta completa, el mundo se volvió contra Breitbart.

Conservadores alrededor de la nación estaban indignados porque Breitbart puso en peligro su reputación, al exponer de una cinta de vídeo “modificadas”. Acusaron a Breitbart de dar un golpe fatal a los medios de comunicación conservadores. Sin embargo, parece que el verdadero propósito de Breitbart fue manipular los medios izquierdistas para que publicaran uno de los uno de los ejemplos mas impactantes e inmorales de la corrupción en el Gobierno de Obama, el caso conocido como “Pigford vs Glickman.”

Todo empezó cuando un agricultor afroamericano de Carolina del Norte, Timothy Pigford, acompañado de 400 negros granjeros demandantes, pusieron una demanda judicial en 1997. Daniel Glickman, el Secretario de agricultura del Presidente Clinton, fue el nombre que usaron de acusado.

La demanda contra el departamento de agricultura afirma que los agricultores habían sido injustamente negados préstamos del Departamento de Agricultura USDA debido a la discriminación racial durante los años 1983 a 1997. Fue una victoria para los agricultores negros en 1999 cuando el Gobierno accedió a pagar a cada agricultor la suma de $50.000 para resolver sus reclamaciones.

Pero ese fallo no fue el final de esta controversia; en febrero de 2010, ocurrió algo verdaderamente indigno con dicha sentencia del 1999. Sin revelar sus acciones, el USDA accedió a liberar una asombrosa suma de 1.250 millones de dólares para los demandantes Pigford. Esto fue debido a que los 400 demandantes originales, ahora se habían multiplicado en la increíble cantidad de 86.000 agricultores negros.

Hubo sólo un pequeño problema. No existen 86.000 agricultores negros en el país. Según datos verificados del censo, el número de agricultores negros en toda la nación era sólo 39.697.

Por supuesto, es totalmente razonable preguntar cómo 39.697 reclamaciones explotaron en 86.000. Y, ¿cómo una demanda de 20 millones de dólares ($ 50.000 x 400) irrumpió en 1,250 millones de dólares…62 veces más grande?

Así, la respuesta regresa de nuevo a la mujer quien encabezó este caso debido a su posición en 1997 y liderazgo del Departamento de Agricultura y desarrollo Rural. Curiosamente es la misma mujer cuya familia llevó a su casa el pago más alto de aproximadamente 13 millones de dólares. Adivinaron, ella no era otro que Shirley Sherrod.

Parece que la Sra. Sherrod expuesta a sí misma como la autora de uno de los reclamos de fraude más grandes en la historia de Estados Unidos, un fraude habilitado principalmente porque ella gritó racismo al Gobierno y los llevo a sumisión. Pero ahora es cuando se pone  más interesante.

La Sra. Sherrod también ha expuesto una de las personas poderosas que le ayudaron a este fraude racial. La sentencia original de 1999 de “Pigford vs Glickman” sólo se aplica a 16.000 agricultores negros. Pero en 2008, un senador de Illinois creo y aprobó una ley para reabrir el caso y permitir que más agricultores negros pudieran demandar más fondos. Ese senador de Illinois fue nada menos que Barack Obama.

Debido a que esta mujer responsable de encabezar esta legislación era una funcionaria negra del Departamento de Agricultura de EE.UU., fue la culpable de que los contribuyentes estadounidenses, sin darse cuenta habían sido obligados a pagar más de 1,250 millones de dólares para resolver dudosas reclamaciones raciales… en medio de una depresión en todo el mundo.

Hay una gran agenda por delante de nosotros. Tenemos que seguir descubriendo y buscando casos como éste. Esto no fue un caso aislado; la realidad es que esto está ocurriendo cada día en nuestro país. Recuerde, Washington D.C. está pagando esas reclamaciones inmorales e ilegales con el dinero de los contribuyentes, con un solo fin “destruir económicamente a este país y dividirnos”.

En múltiples formas de ataques, agitaciones, confrontaciones y discriminaciones, nuestros enemigos están construyendo una “América dividida” de frontera a frontera y de Costa a costa, y nuestro presidente está dirigiendo esa orquestada maniobra…

Por Julio M. Lara

Autor de “América Apocalypse”.